¿Creatividad? No solo para agencias.

Agencias de publicidad, estudios de diseño, artistas, arquitectos… hay un tipo de trabajo donde la creatividad se da por supuesta. Algo necesario e imprescindible.

Pero algo ha cambiado. Y mucho. Porque las empresas de hoy operan en un entorno global altamente competitivo, lo que hace que la creatividad sea crucial también para ellas.

La creatividad es lo que alimenta grandes ideas, desafía la forma de pensar de los empleados y abre la puerta a nuevas oportunidades de negocios. La creatividad es lo que hace que una empresa sobreviva.

Dream big. Start small. Act now.

¿Puede cualquier empresa u organización ser creativa e innovadora? Por supuesto. Desde luego no llegará al nivel de marcas como Apple, Red Bull o Nike de la noche al día, pero se puede empezar hoy mismo con sencillas actuaciones. ¿Algunas recomendaciones para fomentar la creatividad?

¿Horarios y lugares de trabajo flexibles?
¿Por qué no? No todos estamos preparados para el horario tradicional en la oficina. Muchas veces puede ser un corsé incómodo para el desarrollo de la creatividad. Ofrecer arreglos flexibles, como la capacidad de trabajar desde casa o tener reuniones en lugares alternativos a las salas de reuniones de la empresa, ayuda a fomentar la creatividad y la generación de nuevas ideas.

Por ejemplo, en el Pier 01 del Barcelona Tech City encontramos muchas empresas vinculadas con al innovación y el negocio digital, pero también encontramos “labs” de grandes organizaciones como Caixabank y SEAT que han descontextualizado sus centros de innovación, llevándolos a un ecosistema mucho más vinculado con la innovación que sus sedes tradicionales.

Recompensar la creatividad.
Seguramente no todas las ideas serán un éxito, pero lo que es seguro que no se producirá ningún avance significativo si la empresa se mantiene en una posición conservadora. Los profesionales deben llegar a sentirse cómodos con el fracaso y disfrutar de la libertad y flexibilidad para experimentar y explorar nuevas oportunidades. En muchas empresas la creatividad ha sido vista como un problema cuando, realmente, es la solución para la supervivencia en el futuro.

No al no.
Un método para estimular la lluvia de ideas creativa es probar una técnica tan sencilla como desterrar el posicionamiento negativo de las reuniones, y más si éstas tienen como objetivo la generación de nuevas ideas. Se recomienda jugar con el “Sí y…” Un enfoque que positivo que no corta de raíz las ideas incipientes y alienta a los colegas a desarrollar los pensamientos de sus compañeros al primero acordar y luego agregar algo a la discusión. Quitar el «no» de la mesa garantiza que se escuchen y evolucionen todas las ideas.

Contratar a las personas adecuadas.
No estamos hablando de contratar a creativos. Las personas válidas para un contexto de innovación no son solo profesionales de la creatividad. Las organizaciones deberían enfocarse en la diversidad, combinando diferentes puntos de vista, antecedentes culturales, conjuntos de habilidades, etc.

No todos van a ser creativos, pero la mayoría de los profesionales puede aprender las herramientas y técnicas para ser innovador mediante cursos y workshops de creatividad.

Y tiempo también para recargar.
Tener ideas cansa, os lo aseguro. Con la creatividad también puede venir el agotamiento. Por eso es buena idea ofrecer a los profesionales con los que trabajamos la posibilidad de tener tiempo suficiente para hacer un “refresh”. Esto no quiere decir regalar días de fiesta, hablamos de ofrecer a los empleados y colaboradores momentos de “cambio de chip” mediante conferencias inspiradoras, talleres, cursos, exposiciones, etc. Alimento para el cerebro que se transformará en futuras ideas para la empresa.